jueves, 13 de octubre de 2016

Recuerdos de José Requena Espinar


José Requena Espinar
José Requena Espinar publicó en El Accitano, periódico que dirigía, unos recuerdos de su juventud recogidos en once capítulos entre el 4 de julio de 1894 y el 1 de septiembre de 1895 baja el título Danza de la muerte. Son recuerdos desatados por la muerte de su amigo Mariano Vázquez, a quien conoció cincuenta años antes y a quien dedica este entrañable texto. Luego serían parcialmente reproducidos en La Alhambra con el título Recuerdos de antaño. En estos artículos revive detalladamente y con gran frescura el ambiente escolar y juvenil de Granada y un poco de Guadix; conflictos sociales, profesores, amigos, el ambiente de academias, tertulias, cafés, teatros, plazas y calles a mediados del siglo XIX en los momentos previos a la eclosión de La cuerda granadina. El texto es un documento impagable, aunque deslavazado, de detalles curiosos de aquellos años.

miércoles, 5 de octubre de 2016

¿DEBE SER ALFONSISTA LA UNIÓN LIBERAL?


MISIVA-PRÓLOGO.
Señor director de LA POLÍTICA.

Mi querido amigo y antiguo compañero: Lo ofrecido es deuda, y no ha sido culpa de mi voluntad no haber podido coger hasta hoy la pluma para pagarle al público lo que le debo.
Gobierno del general Serrano.
Adjunta es mi anunciada contestación a EL IMPARCIAL y demás periódicos que amistosamente me han interpelado sobre el verdadero sentido de ciertos párrafos de la última carta que dirigí a LA POLÍTICA, o sea sobre mi manera de pensar acerca del alfonsismo.

Bien se me alcanza que ni aquellas interpelaciones ni esta mi contestación significarían gran cosa si se las redujese a la esfera de mi humilde personalidad. Por eso verá V. que, en el artículo que le remito, amplío osadamente la cuestión, exponiendo, no ya solo mi particular actitud, sino cuál debe ser a mi juicio la actitud de todo el antiguo partido unionista respecto a la causa de D. Alfonso de Borbón, y alegando los fundamentos políticos de mi dictamen.
Pero séame lícito, sin embargo, siquiera en esta misiva-prólogo, referirme un momento a mi propia persona, para rechazar la especie, consignada en dos o tres diarios, de que mis exclamaciones del otro día contra los resultados de la revolución de setiembre pudieran ser un arranque de despecho, hijo de contrariedades electorales.

jueves, 29 de septiembre de 2016

Rafael Gago en el barranco del Teatino



Rafael Gago Palomo dejó en su obra inacabada Recuerdos de un estudiante, publicada en la revista La Alhambra en 1615 y 1616,  una deliciosa descripción del itinerario que seguía para ir desde el cortijo de Casablanca, en El Fargue, donde pasaba los veranos  hasta el Albaicín, donde vivía su familia, exactamente en la casa que luego perteneció a don Manuel Gómez-Moreno González, en la plaza de San José.

viernes, 15 de julio de 2016

Diputados del distrito de Guadix (1846-1923)



La ley electoral de 1846 dividía la circunscripción de la provincia de Granada en once distritos, uno de los cuales correspondía a la comarca de Guadix (de la que se excluyen los pueblos del Marquesado y La Peza, que se asignan al distrito de Baza). A lo largo de setenta y siete años, treinta y tres diputados representaron a nuestra ciudad en el Congreso de Diputados.
En la década de los años 50 se suceden seis diputados, generalmente pertenecientes al partido moderado dirigido por el general Narváez, y, hasta la llegada de Pedro Antonio de Alarcón, siempre serán políticos “cuneros”, normalmente militares y aristócratas acomodados a este distrito por no encontrar sitio en otro,

jueves, 3 de marzo de 2016

Tres días en París con Pedro Antonio de Alarcón


I
Los bulevares de París
Gare de Lyon
El viajero moderno, y más si es accitano y curioso, puede encontrar en el testimonio de Pedro Antonio de Alarcón  una guía excitante de París por la que descubrir aspectos insólitos de la ciudad a través de la mirada sorprendida y profunda del escritor de Guadix. Según él, son notas de su cuaderno de viaje, con la inmediatez de sus primeras impresiones. Es, como Baudelaire, un flâneur, un observador que vive intensamente durante cuarenta días el París esplendoroso del Segundo Imperio. Ni está como un dandy displicente, ni como un vagabundo ("badaud")

martes, 23 de febrero de 2016

Los primeros diputados por Guadix (1846-1860)



La ley electoral de 1846 dividía la circunscripción de la provincia de Granada en once distritos, uno de los cuales correspondía a la comarca de Guadix (de la que se excluyen los pueblos del Marquesado y La Peza, que se asignan al distrito de Baza). A lo largo de sesenta años, treinta y tres diputados representaron a nuestra ciudad en el Congreso de Diputados.

lunes, 23 de noviembre de 2015

García Lorca en Guadix


Alfonso García-Valdecasas, José Segura, Rafael Aguado,
García Lorca y  Falla en Purullena, camino de Guadix
LA GACETA LITERARIA (15/2/1928) publicó el siguiente artículo de su corresponsal Juan Aparicio,  que da cuenta de la visita efectuada por Lorca a Guadix. Junto a Carlos  López Abellán, Rafael Carrasco y Francisco Giménez, formaban la vanguardia artística de la ciudad, convertidos al "arte nuevo", a las vanguardias. Este mismo año Juan Aparicio se trasladaría a Madrid como redactor de la citada revista. El artículo refleja muy bien el carácter explosivo, divertido, curioso, culto y generoso del poeta, así como el estilo fresco, rico y atrevido de Aparicio.
Los viajeros en Lacalahorra
FEDERICO GARCÍA LORCA EN GUADIX
El día del Rey tuvimos a Federico con nosotros. Un Fiat nos lo trajo. Y la noche –a las ocho- lo devolvió a Granada. Haremos la contabilidad de su visita, el balance de lo que nos dio y lo que le dimos.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Don Francisco Márquez Torres, primer lector del Quijote



                                                                                              Publicado en IDEAL 04/11/2015
El día cinco de noviembre de 1615 quedaba impresa, aprobada y lista para su distribución y venta la segunda parte del Quijote, en un tomo compuesto por setenta y tres pliegos de papel, tasado  en 292 maravedís. Como era obligatorio en la época, antes de pasar a la imprenta, Cervantes tuvo que entregar el manuscrito de su novela al Vicario del Consejo Real para que le concediera la autorización de ser publicada. El Consejo encargó la concesión de dicha licencia al licenciado don Francisco Márquez Torres, que firmó la aprobación el 26 de febrero de 1615.  Más de ocho meses tardaron en la imprenta en componer el libro (mucho tiempo, si consideramos que  en la composición de la Primera Parte, que tiene ochenta y tres pliegos, tardaron solo tres meses).

domingo, 25 de octubre de 2015

Perícopas de Ángel Ganivet

 Al terminar la paramera de los Llanos del Marquesado, el autor contempla a Guadix; y la visión de la Sierra coronada de nieves, de los torreones moriscos teñidos de oro, de las torres cristianas batidas de azul y de las huertas y caserios que pueblan el valle en que se asienta le hacen decir: Guadix es una Granada chica. Si algún día se hundiera la Alhambra y se acabara el Albayzín, tendriamos que emigrar a Guadix...
(Viajes románticos de Antón del Sauce, del cofrade  Nicolás María López)


Así, en el hombre lo de menos es seguir estos o aquellos estudios, dedicarse a esta o aquella profesión; lo de más es ser hombre, y para serlo hay que tener encendida la fragua. ¿Cómo se consigue esto? Muy fácil: dándole al fuelle. La fragua del hombre está en el cerebro, y el fuelle es la palabra.

Ya sabéis que amo el aire sano y la luz natural, el agua cristalina y el arte puro. Para mí, la verdadera civilización es la que florece en medio de la Naturaleza.

Una sesión de la Cofradía del Avellano

Vino a buscarme y juntos nos encaminamos, dando un paseo, a la fuente del Avellano, donde aquella tarde había asamblea literaria. No era una reunión casual, puesto que los poyos de la famosa fuente Agrilla estaban ya en aquella sazón lustrosos y un tanto desgastados de prestar servicio a los literatos y artistas granadinos, que habían convenido en reunirse allí todas las tardes para beber agua pura y fortaleciente y hablar de todo lo divino y lo humano con la apacible serenidad que infunde aquel apartado y silencioso paraje. Nosotros llegamos los últimos y hallamos la asamblea en pleno.