martes, 31 de julio de 2012

Don Rafael García Álvarez

Don Rafael García Álvarez (Extracto de Recuerdos de un estudiante de Rafael Gago)

Cuando en el último año del bachillerato establecimos Mariano Godoy y yo, vínculos de compañerismo y amistad, había en el Instituto un catedrático que, rebosando de abnegación por la enseñanza, abrió para sus alumnos de Historia Natural, que voluntariamente quisieran asistir, una clase práctica de aquella asignatura, especie de verdadera clínica a la que dedicaba cada día unas tres horas con excepcional paciencia y constancia. Era don Rafael García Álvarez, autor de la mejor obra didáctica de su especial ciencia, en la que encerró con exquisito método y arte, la enorme balumba de conocimientos que constituyen la Historia natural[1].

jueves, 19 de julio de 2012

La memoria de agosto, de Cristina Pérez Valverde


La memoria de agosto es una sugerente novela de la profesora  Cristina Pérez Valverde (Loja, 1966). La novelista urde un argumento lleno de sorpresas para el lector, que se ve agradablemente atrapado  en un carrusel  de  intrigas  que evolucionan de forma inesperada. No es la típica trama en la que el autor engaña al lector incauto (a modo de los McGuffin de Hitchcok), sino que la protagonista de la novela, una mujer arrolladora, se mueve a través de lugares muy dispares y se nos ofrece su vida en planos temporales distintos, lo que hace que la acción tenga un ritmo nervioso.
La novela se centra en la historia de una pasión amorosa, la de Belén y César, narrada desde el punto de vista de la protagonista. Ella es, además, la que  toma siempre la iniciativa en los distintos vaivenes de la historia amorosa, lo que le otorga una extraña cualidad, al menos para mí. Su enorme magnetismo engulle

jueves, 12 de julio de 2012

RAFAEL GAGO Y PALOMO


RAFAEL GAGO PALOMO:  RECUERDOS DE UN ESTUDIANTE

El periodista Rafael Gago Palomo publicó en La Alhambra. Revista Quincenal de Artes y Letras una serie de catorce artículos bajo el título de Recuerdos de un estudiante. Publicados a partir de 1915, el periodista (él utiliza el término publicista), que se siente al final de sus días, evoca su vida  de estudiante de Medicina en Granada entre 1868 a 1874, es decir, durante los años del Sexenio Liberal; en una ocasión se disculpa de los yerros que pueda cometer, pues los hechos rememorados a vuela pluma ocurrieron  hace cuarenta y tres años.

La serie  quedó inconclusa, ya que los últimos cuatro números se publicaron póstumamente, y las memorias terminan sin colofón, de una forma abrupta. En el número 430 de La Alhambra, publicado el 29 de febrero de 1916, aparece una sentida nota necrológica de su director, Francisco de Paula Valladar, titulada Crónica triste: Jiménez Campaña y Gago, dedicada a las desapariciones del sacerdote lojeño Jiménez Campaña y Rafael Gago y Palomo el día 20 de febrero. Según dice, la muerte de este se produjo repentinamente. En el número siguiente aparecen seguidos, el final del capítulo XI de los Recuerdos... y el obituario  firmado por Ángel del Arco, que se reconoce su amigo, y que empieza Ya se acaban los clásicos... En pocos días ha perdido Granada dos puntales de su cultura: Jiménez Campaña y Gago y Palomo.