viernes, 6 de diciembre de 2013

CELEBRACIÓN Y REIVINDICACIÓN DE IBN AL-JATIB

                                                                                            Publicado en EL IDEAL 26/11/2013

Hace 700 años, el 16 de noviembre de 1313 (25 del mes de rayab del 713), nació en el barrio El Frontil de Loja el escritor   y decisiva en la historia de Granada. El escritor fue además hayib, esto es, primer ministro, de la corte nazarí de Yusuf I y de Muhammad V y responsable de los principales logros de ambos reinados, la edad dorada de  la ciudad.
El Frontil (Loja), cuna de Ibn al-Jatib

El lojeño  supo convencer a los dos reyes a los que sirvió de la conveniencia de su nuevo proyecto político y así pudo convertir  Granada, a mediados del siglo XIV, en una ciudad que nos atrevemos a definir como renacentista; al menos esa era la intención consciente de Ibn al-Jatib y de Muhammad V,  y para
eso podemos observar realizaciones y transformaciones concretas; unas anecdóticas; otras, estructurales. Podemos recordar, enumeradas al azar, las siguientes:

sábado, 2 de noviembre de 2013

Caricatura de Pedro Antonio de Alarcón

Reproducimos la ilustración que la revista satírica La Flaca (23/01/1870) publicó con motivo del asesinato del general Prim, ocurrido el 30 de diciembre de 1869. La Flaca nació como respuesta a la revista carlista La Gorda y está considerada la primera publicación española que incluye ilustraciones en color.
Aparece Prim (caracterizado como Julio César) a punto de ser traicionado por los senadores republicanos y los partidarios del duque de Montpensier (inconfundible por la nariz oronda del busto sobre el arco). Entre los montpensieranos, Pedro Antonio de Alarcón, con túnica blanca y  toga amarilla, es fácil de reconocer; va detrás de los jefes del partido, el almirante Topete y el ministro Adelardo López de Ayala; es evidente el lugar preeminente  que se le otorga dentro del partido. La historia aún no ha podido descubrir quiénes fueron los inductores del magnicidio.









martes, 18 de junio de 2013

PEDRO ANTONIO DE ALARCÓN EN LA GUERRA DE ÁFRICA (1859-60)

Publicado en la revista digital EL LEGADO ANDALUSÍ, nº 47. 2012, 3º trimestre. Granada.

(...de tanto como he pensado, amado y sufrido en África...)

En el verano de 1859 los carabineros españoles de la frontera de Ceuta estaban terminando de construir un pequeño puesto de guardia en los aledaños de la muralla de la ciudad, cuando en la noche del 10 de agosto un grupo de cabileños del Boquete de Anghera procedieron a derrumbarlo, a arrancar los mojones que señalaban la frontera y a destruir los escudos tallados en la muralla. Los españoles reaccionaron patrullando en campo abierto por las proximidades de la muralla y reconstruyeron el baluarte, lo que desencadenará una serie de incidentes fronterizos que concluirán con la petición formal de una reparación por parte del cónsul español de Tánger al gobernador marroquí,  en carta remitida el 7 de septiembre. La respuesta del príncipe Muley-al-Abbas, lejos de ser satisfactoria, supone una provocación.

...mi antiguo afán de esparcirme, de ver, de ser visto...

Pedro Antonio de Alarcón, pasa el verano de 1859 en Guadix. Ya no es el joven calavera, bohemio y revolucionario que abandonó la ciudad  en 1853; aquel que doña Emilia Pardo Bazán describía como joven con aspecto de suicida,“melenudo” (¿alguien se puede imaginar al insigne académico “melenudo”?) y “macilento”, poseído de “repentinos y fugaces pujos democráticos”. En 1854  le cupo en suerte ser llamado a quintas, y tuvo que regresar de Madrid para suplicarle a su padre la compra de la redención del servicio militar. El padre le hizo jurar que volvería a la casa familiar al menos una vez al año, y desde entonces cumple la promesa hecha, como mínimo cada verano, y regresa a Madrid pasadas las fiestas de San Miguel.

El misterioso atentado contra Pedro Antonio de Alarcón

Publicado en IDEAL (Granada), el 25/04/2013

Según noticia aparecida en el diario madrileño La Política el día 19 de abril de 1872, Pedro Antonio de Alarcón había sufrido unos días antes un atentado en la calle Duquesa de Granada. Un individuo se abalanzó sobre el coche, rompió el cristal de la ventanilla y disparó contra el escritor accitano, que tuvo reflejos para sujetar la mano del asesino y desviar la dirección del proyectil.

lunes, 3 de junio de 2013

2 de Bachillerato. Poesía siglo XX



A. LA LÍRICA DEL S. XX HASTA 1939
En este período se pueden señalar las siguientes generaciones literarias:
1. MODERNISMO Y GENERACIÓN DEL 98
El término "Modernismo" designa a aquellos artistas que dirigen su inconformismo hacia la búsqueda de la belleza, de lo "raro", de lo exquisito. A la vez, surge en España la Generación del 98 preocupados por la regeneración nacional. Destacan Antonio Machado y Juan Ramón Jiménez.
ANTONIO MACHADO Soledades. El libro presenta influencias del Modernismo simbolista: uso de símbolos para expresar la soledad, la melancolía o la angustia que le produce el paso.
Campos de Castilla. Responde a una preocupación patriótica sobre el pasado, presente y futuro de España en la línea de la Generación del 98.
Nuevas canciones. Más abstracto, reduce la poesía a "unas pocas palabras verdaderas".
JUAN RAMÓN JIMÉNEZ
Concibe la poesía como un arte minoritario. Su ideal de la poesía es la sed de Belleza (expresión de un goce exaltado de lo bello)y sed de Conocimiento (penetración en la esencia de las cosas). Se distinguen tres etapas:
1ª.- ÉPOCA SENSITIVA: se perciben ecos de la poesía intimista de Bécquer y del Modernismo (Ninfeas, Arias tristes, Jardines lejanos).
2ª.- ÉPOCA INTELECTUAL: se inicia con Diario de un poeta recién casado y se prolongará hasta que se exilia a América en 1936.
3ª.- ÉPOCA SUFICIENTE O VERDADERA: es la etapa del exilio americano, desde 1936 hasta su muerte en 1958, dos años después de conseguir el Premio Nobel. A esta etapa corresponden dos libros: En el otro costado y Dios deseado y deseante.
2. LA GENERACIÓN DEL 27
Dentro de las Vanguardias, surge un grupo que se ha denominado Generación del 27. Los miembros más importantes son: Federico García Lorca, Rafael Alberti, Vicente Aleixandre, Pedro Salinas, Jorge Guillén, Gerardo Diego, Luis Cernuda, Dámaso Alonso.
1ª ETAPA: HASTA 1927, APROXIMADAMENTE
Todos los poetas del grupo del 27 se nutren de: lírica modernista, poesía pura, las Vanguardias y la lírica clásica ( ya sea neogongorismo o neopopularismo).
2ª ETAPA: DE 1927 A LA GUERRA CIVIL
Lírica surrealista: El Surrealismo ofrece los mecanismos expresivos (metáfora, imágenes oníricas) para mostrar la amenaza de una civilización que conduce al desarraigo, a la soledad y a la muerte. La reflexión sobre la realidad social, el terror al poder castrante y destructivo del mundo industrializado es el núcleo temático de Poeta en Nueva York de Lorca. En Vicente Aleixandre (Espadas como labios, La destrucción o el amor) y Luis Cernuda (Los placeres prohibidos) la técnica de la escritura automática y las imágenes oníricas se alían con el romanticismo para cantar el amor.
3ª ETAPA: DESPUÉS DE LA GUERRA
Tras la guerra civil cada cual sigue su rumbo, pero ninguno abandonará ya los caminos de una poesía humana. Guillén, Clamor. En España, la poesía deriva a tonos existenciales: Hijos de la ira de Dámaso Alonso.
B. LA LÍRICA DESDE 1940 A LOS AÑOS 70
La poesía de los años 40
Poesía neoclásica o arraigada: escriben en las revistas falangistas Escorial y Garcilaso. Toman a Garcilaso de la Vega como modelo (poeta y soldado). Emplean las formas métricas clásicas: soneto, décima…Los temas dominantes son los tradicionales –amor, paisaje, familia- junto a un firme sentimiento religioso. Expresan una visión del mundo optimista y esperanzada: Luis Felipe Vivanco, Leopoldo Panero, Dionisio Ridruejo, Luis Rosales y José García Nieto.
Poesía existencialista o desarraigada: En 1944 se publican Hijos de la ira, de Dámaso Alonso y Sombra del paraíso, de Vicente Aleixandre, y aparece la revista Espadaña fundada por Eugenio de Nora y Victoriano Crémer, que acoge a los poetas de esta tendencia. Esta poesía se caracteriza por el arrebato de agrio tono trágico que enfrenta a un mundo caótico invadido por el sufrimiento y la angustia. En cuanto a la forma, se trata de una poesía con un estilo más sencillo con empleo del verso libre.
Poesía vanguardista: Hay que citar otros movimientos marginales: El postismo que enlaza con la poesía de vanguardia y Grupo Cántico de Córdoba. Destacó Pablo García Baena.
Años cincuenta: la poesía social: Estos poetas adoptan una actitud ética o de compromiso existencial y huyen del esteticismo formal, tienen un tono narrativo y usan el lenguaje coloquial: Gabriel Celaya (Tranquilamente hablando; Cantos iberos), Blas de Otero (Ángel fieramente humano; Pido la paz y la palabra), José Hierro (Quinta del 42)
La promoción de los años 60: La Generación del Medio Siglo la forman un grupo de poetas españoles que publican sus primeros poemas hacia 1955 y alcanzan su madurez en la de 1960. Pertenecen a esa generación Ángel González (Tratado de urbanismo), José Manuel Caballero Bonald (Vivir para contarlo), Carlos Barral, Juan Goytisolo, Jaime Gil de Biedma (Las personas del verbo), José Ángel Valente, Francisco Brines y Claudio Rodríguez. Este grupo de poetas comparte una actitud de la poesía como instrumento de conocimiento frente a la pretensión de los poetas sociales de la generación anterior para los que se trataba de un instrumento de comunicación. Sin embargo, en casi todos aparece una conciencia histórica y crítica, una actitud de rebeldía ante la realidad que les había tocado vivir.
Todos estos poetas dan gran importancia a imágenes y ambientes urbanos y la intensificación de sus rasgos poéticos (antiesteticismo y antiformalismo, principalmente), por la consideración de la poesía como un instrumento en favor de la justicia social.
Otra característica generacional señalada ha sido el origen burgués de casi todos ellos, así como su paso por la universidad. Es frecuente también que dicho origen social sea criticado en la propia poesía, dando lugar a lo que el propio Gil de Biedma llamó señoritos de nacimiento por mala conciencia escritores de poesía social.
C. LA LÍRICA DESDE LOS AÑOS 70 A NUESTROS DÍAS
La promoción de los años 70 o "los novísimos": En 1970, José María Castellet publicó Nueve novísimos poetas españoles: Félix de Azúa, Guillermo Carnero, Pere Gimferrer, Leopoldo María Panero, Manuel Vázquez Montalbán, V. Molina Foix y Ana Mª Foix. Existe un exhibicionismo cultural (venecianismo). Introducen mitos contemporáneos del cine, del cómic. En cuanto a los temas, lo personal (la infancia, el amor), lo público (sociedad de consumo, los mass media), la poesía (metapoesía). En cuanto a la forma, despreocupación de las formas tradicionales. Se trata de la última vanguardia.
La lírica a partir de 1975: Coexisten varias promociones poéticas: Por un lado, escritores ya consagrados como Bousoño, José Hierro, Valente, Aleixandre, Brines… Por otro lado, los nuevos poetas, de lo que pueden señalarse las siguientes características:
a) Mayor atención al hombre histórico, con lo que eso conlleva de nueva humanización, temporalización de las vivencias, acercamiento al lector, etc.
b) Hay tendencias variadas: minimalismo, neoépica, neosurrealismo, neoimpresionismo elegíaca, neorromanticismo, intimismo...
c) Pero pronto la poesía de la experiencia (también llamada realista y figurativa) se convierte en tendencia mayoritaria. Incluso se produce una teorización de los propios poetas obre el nuevo paradigma (García Montero).
d) En los años 80 triunfa el nombre de "poesía figurativa" , en el que se incluye todo lo que se está escribiendo estos años con excepción de la literatura de vanguardia. Así queda el panorama dividido en una poesía de la realidad y la tradición, y otra poesía experimental y minoritaria en cuanto a poetas y lectores. Este segundo tipo quedó recogido en la antología La prueba del nueve.
e) Es muy importante en esta etapa la poesía que llega a través de los cantautores.
f)Muchos de son profesores universitarios:
g) Cada vez tiene más importancia la poesía femenina.
h) El referente es urbano, acorde con los nuevos tiempos, acoge la anécdota personal dentro de un desarrollo narrativo. Monólogos dramáticos o soliloquios, ficticios y meditativos. La "experiencia" ha quedado definida, más o menos, en relación con los conceptos de intimidad, autobiografía y subjetividad. La reflexión sobre la propia vida se da por un distanciamiento que consigue gracias a la ironía, recurriendo a un personaje que se halle en una circunstancia similar. El humor puede ir también por el camino del absurdo. El lenguaje tiende al coloquialismo y el léxico es sencillo, incluso con prosaísmos. Huyen de la retórica y la grandilocuencia. Buscan la claridad expresiva y la comunicación con el lector, evita el experimentalismo y por eso la versificación es de corte clásico: heptasílabos, endecasílabos, alejandrinos, etc. El poeta asume una actitud antivanguardista y anticulturalista.
Andrés Sánchez Robaina, Benjamín Prado, Blanca Andreu, Aurora Luque, Luis Muñoz.

2 de Bachillerato. Narrativa siglo XX



D. LA NARRATIVA DEL S. XX HASTA 1939
LA NOVELA DE LA GENERACIÓN DEL 98
La novela de Miguel de Unamuno
Unamuno se sirvió de la novela para expresar sus dudas y preocupaciones existenciales y filosóficas: le dio un nombre distinto: nivola. Las novelas o nivolas de Unamuno pretenden ser un relato esencial de un conflicto de conciencia.
Amor y pedagogía, Niebla y San Manuel Bueno, mártir. Otras novelas: Paz en la guerra, Abel Sánchez, La tía Tula.
La novela de Pío Baroja
Se trata del novelista más convencional y prolífico de su generación. Podemos destacar: Espontaneidad; observación subjetiva de la realidad; trama única con un personaje central y una multiud de personajes secundarios y estilo impresionista. impresionista . Sólo sus novelas pasan de sesenta, escritas al ritmo de unas dos por año. Treinta y cuatro de ellas se agrupan en trilogías, algunas como ejemplo:
—Tierra vasca, formada por La casa de Aizgorri, El mayorazgo de Labraz y Zalacaín el aventurero personaje inolvidable, en la última guerra carlista.
—La lucha por la vida: La busca, Mala hierba y Aurora roja. La primera es su obra más intensa.
La raza: El árbol de la ciencia, acompañada por La dama errante y La ciudad de la niebla.
La novela de José Martínez Ruiz "Azorín"
Se caracteriza fundamentalmente por el estilo, sencillo y claro, inconfundible por el uso de frases cortas; el vocabulario, exacto y preciso; la capacidad para describir nostálgicamente impresiones, sensaciones, paisajes, etc.; su habilidad para percibir el detalle de las pequeñas cosas cotidianas (los primores de lo vulgar, en frase de Ortega y Gasset). Su primer ciclo de novelas está formado por La voluntad, Antonio Azorín y Las confesiones de un pequeño filósofo, de carácter autobiográfico las tres y con un protagonista común, Antonio Azorín.
La novela de Valle-Inclán
Valle-Inclán escribió poesía, teatro y novela, siempre con una actitud renovadora y antirrealista. Suelen distinguirse dos periodos en su producción: el modernista y el de los esperpentos.
Después de algunos libros de cuentos escribe las Sonalas. Escribió después La guerra carlista, trilogía compuesta por Los cruzados de la causa, El resplandor de la hoguera y Gerifaltes de antaño.
La estética del esperpento, que desarrollaría en su producción teatral, basada en la ridiculización de personajes y la deformación sistemática de la realidad, se inicia con Tirano Banderas , retrato de un dictador hispanoamericano. La plenitud de esta estética se manifiesta en El ruedo ibérico, trilogía formada por La corte de los milagros, Viva mi dueño y Baza de espadas. Constituyen un relato satírico de los últimos años del reinado de Isabel II en el siglo XIX
LA NOVELA DE LA GENERACIÓN DEL 14 O NOVECENTISMO
Gabriel Miró: Su prosa destaca principalmente por la utilización de la descripción. Describe el color y la luz de un lugar concreto, y también el olor e incluso el sabor. Las novelas más conocidas de Gabriel Miró son Las cerezas del cementerio, Nuestro Padre San Daniel y su continuación El obispo leproso.
Ramón Pérez de Ayala: Este autor mezcla magistralmente en sus novelas los elementos locales de su Asturias natal con lo cosmopolita. Entre las novelas de la primera época destaca Troteras y danzaderas. Otros títulos son Tinieblas en las cumbres, A. M. D. G. y La pata de la raposa .
E. LA NARRATIVA DESDE 1940 A LOS AÑOS 70
LA NARRATIVA DE LA DÉCADA DE 1930 Y LA NOVELA DE EXILIO
Arturo Barea, Ramón J. Sender, Max Aub, Francisco Ayala, al acabar la guerra marchan al exilio por su apoyo a la República. En general, tratan con insistencia sobre el tema de la guerra y la evocación de la infancia.
LA NOVELA DE LOS AÑOS 40
1.-NOVELA EXISTENCIAL: la desorientación, la hostilidad de la vida y la angustia marcan los motivos de parte de la novela de estos años.
Nada de Carmen Laforet: lrecoge hechos cotidianos de su vida, inmersa en la incomunicación y el desencanto, y en La sombra del ciprés es alargada, Miguel Delibes: muestra sus preocupaciones existencialistas.
2.- EL TREMENDISMO: reflejan los aspectos más desagradables y brutales de la realidad para efectuar una reflexión profunda sobre la condición humana: La familia de Pascual Duarte, Camilo José Cela: la novela narra un cúmulo de crímenes y de atrocidades.
DÉCADA DE LOS 50. EL REALISMO SOCIAL
La colmena de Cela, publicada en 1951, es un precedente de la novela social. En ella con más o menos realismo aparece reflejada la sociedad del momento.
Se observan dos grandes tendencias:
a) El neorrealismo. Que se centra en los problemas del hombre como ser individual (la soledad, la frustración...): Ana María Matute, Ignacio Aldecoa, (El fulgor y la sangre), Rafael Sánchez Ferlosio (El Jarama; novela conductista; crónica de un día de domingo de un grupo de jóvenes junto al río Jarama) y Carmen Martín Gaite (Entre visillos).
b) Novela social (realismo social): se centra en los problemas de los grupos sociales. Jesús Fernández Santos (Los bravos), Jesús López Pacheco (Central eléctrica), Juan García Hortelano (Nuevas amistades, Tormenta de verano); Armando López Salinas (La mina)
El tema de la novela es la sociedad española: la dureza de la vida en el campo, las dificultades de los trabajadores industriales; la explotación del proletariado y la banalidad de la vida burguesa. El estilo de la novela realista es muy sencillo.
LA NOVELA DE LOS AÑOS SESENTA
También se conoce este movimiento como Realismo Dialéctico, porque estas novelas exigen el diálogo y la participación activa del lector para encontrar el sentido de la obra.
Los escritores españoles se dejan influir por los autores europeos (Proust, Kafka, Joyce), norteamericanos (Faulkner, Dos Passos) o latinoamericanos (Vargas Llosa, Cortázar, García Márquez),
Ya no se pretende sólo denunciar la situación social, sino que también se persigue la experimentación de nuevas formas y elementos, como el perspectivismo argumental, el monólogo interior o los continuos saltos hacia atrás o hacia delante en el argumento.
Dos novelas son consideradas los modelos: Tiempo de silencio de Luis Martín Santos y Señas de identidad de Juan Goytisolo.
Otros autores: Juan Marsé (Últimas tardes con Teresa), Juan Benet (Una meditación), etc.
F. LA NARRATIVA DESDE LOS AÑOS 70 A NUESTROS DÍAS
En las últimas décadas conviven:
a) Novelistas importantes de la posguerra: Delibes, Cela y Torrente Ballester sobre todo. b) Algunos novelistas de la "Generación del 50": Juan y Luis Goytisolo, Juan Marsé, Carmen Martín Gaite, etc.
c) Los novelistas de la generación del 75. En los setenta hay autores que siguen la novela experimental. Prestan más atención a la forma que al contenido. Abundan las historias fragmentadas y los monólogos interiores. Este tipo de novela está dirigido a un lector inteligente y culto, con formación suficiente para comprender las dificultades sintácticas que los autores plantean.
En la llamada generación de 1975:
EDUARDO MENDOZA publicó en 1975 La verdad sobre el caso Savolta, que puede considerarse el punto de partida de la narrativa actual. Sin renunciar al empleo de técnicas experimentales, el autor ofrece en esta novela de corte policíaco un argumento que atrapa la atención del lector. En obras posteriores ha mostrado su excepcional capacidad paródica: Sin noticias de Gurb, El laberinto de las aceitunas, El asombroso viaje de Pomponio Flato y El misterio de la cripta embrujada subvierten de forma irónica los tópicos de tres géneros consagrados: la novela de misterio, la novela negra, la novela histórica y la novela de ciencia ficción.
La obra de JAVIER MARÍAS se distingue por la presencia de una serie de temas obsesivos, como el misterio de la identidad personal y la reflexión sobre el tiempo. Entre sus obras destacan Todas las almas, Corazón tan blanco y Mañana en la batalla piensa en mí. En ANTONIO MUÑOZ MOLINA se conjugan de forma armónica el rigor en la construcción del relato y la preocupación por elaborar un argumento atractivo para el lector. Destaca la calidad de la prosa, intensa, que se desarrolla en períodos amplios, de ritmo muy cuidado. Sobresalen entre sus obras El invierno en Lisboa, una magnífica novela de intriga; El jinete polaco, evocación autobiográfica; y Plenilunio. Sefarad desarrolla en clave de literatura situaciones históricas.
En la nueva narrativa es posible identificar ciertas tendencias temáticas. Novela policíaca y de intriga. Entre sus cultivadores destacan Manuel Vázquez Montalbán, autor de una serie protagonizada por el detective privado Pepe Carvalho. Novela histórica. Se pueden citar como ejemplos El oro de los sueños, de José María Merino; El hereje, de Miguel Delibes, así como la saga protagonizada por el capitán Alatriste, de Arturo Pérez-Reverte, ambientada en el Siglo de Oro. Novela de la reflexión íntima. El desorden de tu nombre, de Juan José Millás, que combina la introspección psicológica con la reflexión literaria. En La lluvia amarilla, Julio Llamazares narra el abandono de los pueblos a través de un largo y emocionado monólogo.

2 de Bachillerato. El teatro. Novela hispanoamericana



G.EL TEATRO DEL S. XX HASTA 1939
El teatro comercial: Jacinto Benavente, premio Nobel en 1922, empezó con un tono crítico (El nido ajeno), pero el poco éxito le llevó a una comedia burguesa.. Se salvan La malquerida o Los intereses creados. Seguidores de Benavente serán Martínez Sierra y Linares Rivas.
La comedia costumbrista: Carlos Arniches, con El santo de la Isidra o La señorita de Trévelez; los hermanos Serafín y Joaquín Álvarez Quintero, con Malvaloca; o Pedro Muñoz Seca, creador del astracán como en La venganza de don Mendo.
Teatro en verso, de temática histórica como Marquina (En Flandes e ha puesto el sol), o Villaespesa (El alcázar de las perlas).
Ramón María del Valle-Inclán.
Una primera época es la modernista, con un estilo brillante y esteticista, como Cuento de abril y Voces de gesta. Después nos encontramos con el conocido como ciclo mítico, con las Comedias bárbaras: Águila de blasón, Romance de lobos y Cara de plata. Se ambientan en un marco gallego rural. La culminación de este periodo es Divinas palabras . En 1920, con Luces de bohemia, crea el esperpento, basado en la deformación sistemática de personajes y valores y el uso de contrastes , la riqueza y elaboración del lenguaje, las acotaciones. Martes de Carnaval (Los cuernos de don Friolera, Las galas del difunto, La hija del capitán), caricaturas del honor militar.
Federico García Lorca(1898-1936). Posee una raíz poética muy fuerte, por el uso abundante del verso, y por sus argumentos y lenguaje. Su tema principal es el enfrentamiento entre el individuo y la autoridad. Las farsas Tragicomedia de Don Cristóbal y la señá Rosita y La zapatera prodigiosa. Mariana Pineda es su primer drama lírico. Influidas por el Surrealismo: Así que pasen cinco años y El público. Tragedias: Bodas de sangre , Yerma y La casa de Bernarda Alba (1936), cumbre teatral de Lorca, conflicto entre pasión y convenciones sociales. Lorca aporta una obra universal.
H. EL TEATRO DESDE 1940 A NUESTROS DÍAS
El teatro de posguerra: los años 40
La comedia burguesa: Joaquín Calvo Sotelo (La muralla) o Juan Ignacio Luca de Tena (¿Dónde vas, Alfonso XII?).
El teatro de humor: Enrique Jardiel Poncela con sus comedias de humor inverosímiles, (Eloísa está debajo de un almendro, Los ladrones somos gente honrada) y Miguel Mihura, denuncian las convenciones sociales que impiden al hombre ser feliz: Tres sombreros de copa, Maribel y la extraña familia o Ninette y un señor de Murcia.
Los realistas (años 50): Las obras plantearon temas como la injusticia social, la vida de la clase media y baja, la condición humana de los marginados. Se abre con el estreno de Historia de una escalera de Antonio Buero Vallejo. En otras obras como El tragaluz se critica al franquismo y a su obsesión por influir en nuestra visión de la historia tanto pasada como futura. Otras obras son El concierto de San Ovidio, Un soñador para un pueblo, La fundación. Alfonso Sastre formó el Teatro de Agitación Social. Su obra más destacada, Escuadra hacia la muerte, muestra la rebelión contra la autoridad que induce a la guerra.
Los años sesenta presentan una clara actitud de denuncia de las injusticias; se vale de un realismo directo. José Martín Recuerda (Las salvajes en Puente San Gil, Las arrecogías del beaterio de Santa maría Egipcíaca), Lauro Olmo (La camisa), Antonio Gala (Los verdes campos del edén).
Los vanguardistas: Fernando Arrabal sigue el teatro del absurdo: El cementerio de automóviles, Pic-Nic y Francisco Nieva (Te quiero, zorra). El teatro independiente da a conocer en España obras proscritas (Brecht, Sartre): Los Goliardos y Tábano en Madrid; La Cuadra en Sevilla; Els Joglars, Els Comediants, El Tricicle, La Fura dels Baus, etc. en Cataluña... El teatro desde 1975: Los realistas consagrados siguen teniendo éxito: Alfonso Sastre (La taberna fantástica); Antonio Gala (Petra regalada). Otros autores : José Luis Alonso de Santos (La estanquera de Vallecas, Bajarse al Moro); Ignacio Amestoy (Pasionaria).
I.LA NOVELA Y EL CUENTO HISPANOAMERICANOS EN LA SEGUNDA MITAD DEL S. XX
1. El realismo mágico
Aparecen los problemas existenciales junto a los sociales y la irrupción de la temática indígena, dan lugar al realismo mágico. En el aspecto estético, se tiende a una prosa muy cuidada y a unas estructuras de gran elaboración, además de elementos innovadores en la técnica narrativa.
Alejo Carpentier, autor cubano en quien se combina la maravilla de la naturaleza americana y el barroco. El reino de este mundo, El siglo de las luces. El argentino Jorge Luis Borges cultivó la poesía y el ensayo. Su narrativa se compone de relatos cortos. Los temas de éstos suelen ser juegos imaginativos (Historia universal de la infamia). En el mexicano Juan Rulfo, creador del espacio mítico de Comala, destacan El llano en llamas y Pedro Páramo.
2. El boom de la novela hispanoamericana se produce en la década de los sesenta.
Las técnicas narrativas son: La ruptura del tiempo y el espacio, la combinación de distintas personas narrativas; la diversidad y mezcla de estilos, la mezcla de lo real y de lo mítico, la participación activa del lector. Destacan autores como:
Julio Cortázar, cuentista de relatos breves y de novelas. Sus cuentos y su novela Rayuela son juegos de ingenio y de imaginación. Carlos Fuentes, ensayista y novelista. Destacan La muerte de Artemio Cruz y Cambio de piel. Mario Vargas Llosa, que toma la realidad como tema y se introduce en mundos míticos sacados de su propia vida y del Perú (La ciudad y los perros, Conversación en la Catedral. Premio Nobel de Literatura 2010. Gabriel García Márquez. Su mejor obra es Cien años de soledad y posee otras como Relato de un náufrago, El coronel no tiene quien le escriba, La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada, El otoño del patriarca y Crónica de una muerte anunciada. En 2002 publicó su autobiografía titulada Vivir para contarla.