miércoles, 29 de octubre de 2014

Años de Alarcón en Guadix. La forja del escritor (1833-1853)




Nací el domingo 10 de marzo de 1833, a las 5 de la madrugada, en Guadix, callejón del Hospital Viejo, penúltima casa de la derecha, subiéndolo, número 4

Ángel Ganivet: Una derrota de los greñudos


Cuando yo iba a la escuela estaban de moda las Congregaciones de San Luis Gonzaga. A mí me
hicieron congregante de la de San Cecilio, y yo, que era más tunante que devoto, aprovechaba los días de congregación para trabar conocimiento y amistad con toda la granujería de mi dilatado barrio. Antes que el estudio y el roce social les desbaste o afine por completo, todos los muchachos, aún los llamados niños de buena casa o herederos de encopetadas familias, sienten a ratos deseos violentos de tirar la casa por la ventana y de igualarse a los granujillas que viven al aire libre, correteando por las calles, jugando en las plazuelas o, en verano, revolcándose en la arena de los ríos sin agua y bañándose en cueros vivos, varias veces al día, en los tranquilos y seductores remansos.  (...)

JUANICO EL CIEGO. (Tragedia vulgar)


ÁNGEL GANIVET

JUANICO EL CIEGO.  (Tragedia vulgar)

Hace algunos años iba por las calles de Granada un pobre ciego, llevando de la mano a una  niña preciosa. Aunque vivía de la caridad pública, no era mendigo callejero. Si algún transeúnte le ofrecía una limosna, él la aceptaba, diciendo:

«Dios se lo pague y Santa Lucía bendita le conserve la vista»; pero pedir, no pedía nunca, porque tenía casas conocidas para todos los días de la semana, en las que recogía lo suficiente para vivir.

Llamábase Juan de la Cruz, y todos le decían Juanico el Ciego o Juanico el Malagueño-, la niña que le servía de lazarillo era hija suya y se llamaba Mercedes, y ambos formaban una pareja muy atractiva.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Charles Yriarte y Granada

(Publicado en IDEAL, 31/10/2014) 
 
Charles Yriarte
Los granadinos estamos en deuda con Charles Yriarte. Edmond de  Goncourt decía que ”Yriarte está lleno de anécdotas, lo ha visto todo y conoce a todos”. Periodista, dibujante e historiador del arte francés, no se cansó de divulgar la belleza de Granada, donde vivió durante seis meses, según afirma él. A pesar de no dejar ningún relato conocido de esta estancia, la ciudad de Granada se convertirá en él en icono para expresar la emoción que siente al admirar un paisaje esplendoroso en cualquier lugar del mundo. De forma esporádica, pero desde todas y cada una de sus obras, fue un contumaz propagandista de la ciudad de la Alhambra. Sin embargo, no aparece referido en los catálogos de viajeros como los de Cristina Viñes, María Antonia López-Burgos, Juan Manuel Barrios Rozúa, Carlos García Romeral Pérez, etc.