miércoles, 12 de agosto de 2015

EL SOMBRERO DE TRES PICOS EN SU ANIVERSARIO



                                                                                             (publicado en IDEAL el  03/08/2015)


El 2 de agosto de 1874 aparecieron los primeros capítulos de “El sombrero de tres picos” en la Revista Europea, y a lo largo de dicho mes siguió publicándose la novela en forma de folletín. En septiembre se editó
en forma de libro y no dejó de reeditarse en vida del autor, hasta en once ocasiones. La novela  cautivó inmediatamente a los lectores por la gracia de los personajes, el interés de la trama y la multitud de  datos sustanciosos de la vida cotidiana de un pueblo como Guadix en el siglo XIX, motivos que siguen atrapando al lector actual. A mí, por ejemplo, me intrigan menudencias; por ejemplo, cómo orinaban los curas en las tapias, o cómo los boquerones frescos pudieron formar parte de la dieta habitual en Guadix en el siglo XIX, aunque el dato nos lo confirma don Manuel de Góngora, arqueólogo y amigo de Alarcón, que también los saboreaba en la fonda de Ochoa, en la puerta de San Torcuato. Como estos son múltiples los detalles de la vida cotidiana de la época que nos suministra el amenísimo novelista accitano.
Pero la novela tiene más enjundia ideológica e histórica. Don Eduardo Gasset ya señaló que “Esta novela no tiene par en la literatura española” y advirtió sorprendentemente que supone una crítica a “las costumbres hipócritas de una época de opresión religiosa”, viendo más allá de un cuadro cómico y pintoresco.
En el aniversario de la edición de la novelita, hemos de recordar que  se escribe en plena efervescencia revolucionaria, unos meses antes del golpe de estado del general Martínez