jueves, 13 de octubre de 2016

Recuerdos de José Requena Espinar


José Requena Espinar
José Requena Espinar publicó en El Accitano, periódico que dirigía, unos recuerdos de su juventud recogidos en once capítulos entre el 4 de julio de 1894 y el 1 de septiembre de 1895 baja el título Danza de la muerte. Son recuerdos desatados por la muerte de su amigo Mariano Vázquez, a quien conoció cincuenta años antes y a quien dedica este entrañable texto. Luego serían parcialmente reproducidos en La Alhambra con el título Recuerdos de antaño. En estos artículos revive detalladamente y con gran frescura el ambiente escolar y juvenil de Granada y un poco de Guadix; conflictos sociales, profesores, amigos, el ambiente de academias, tertulias, cafés, teatros, plazas y calles a mediados del siglo XIX en los momentos previos a la eclosión de La cuerda granadina. El texto es un documento impagable, aunque deslavazado, de detalles curiosos de aquellos años.

miércoles, 5 de octubre de 2016

¿DEBE SER ALFONSISTA LA UNIÓN LIBERAL?


MISIVA-PRÓLOGO.
Señor director de LA POLÍTICA.

Mi querido amigo y antiguo compañero: Lo ofrecido es deuda, y no ha sido culpa de mi voluntad no haber podido coger hasta hoy la pluma para pagarle al público lo que le debo.
Gobierno del general Serrano.
Adjunta es mi anunciada contestación a EL IMPARCIAL y demás periódicos que amistosamente me han interpelado sobre el verdadero sentido de ciertos párrafos de la última carta que dirigí a LA POLÍTICA, o sea sobre mi manera de pensar acerca del alfonsismo.

Bien se me alcanza que ni aquellas interpelaciones ni esta mi contestación significarían gran cosa si se las redujese a la esfera de mi humilde personalidad. Por eso verá V. que, en el artículo que le remito, amplío osadamente la cuestión, exponiendo, no ya solo mi particular actitud, sino cuál debe ser a mi juicio la actitud de todo el antiguo partido unionista respecto a la causa de D. Alfonso de Borbón, y alegando los fundamentos políticos de mi dictamen.
Pero séame lícito, sin embargo, siquiera en esta misiva-prólogo, referirme un momento a mi propia persona, para rechazar la especie, consignada en dos o tres diarios, de que mis exclamaciones del otro día contra los resultados de la revolución de setiembre pudieran ser un arranque de despecho, hijo de contrariedades electorales.